lunes, 28 de septiembre de 2015

Sobre agujeros de gusano, avatares y videojuegos






Relato para insomnes a manos de una insomne desesperada. 













No podía dormir, pensaba en lo acontecido a lo largo del día, duro día. 
Cogió la tablet , ya en la soledad del cutre catre y repasó la prensa independiente, como era habitual en las escasas noches improductivas que a veces se le presentaban. 
No podía estudiar, no podía pensar, incluso le costaba mantenerse lúcida.  
Elecciones Cataluña , Copa Intercontinental de Baloncesto, crisis de los refugiados ...  ¡ Que hartura ! 
Reparó en un cuadradito a la izquierda de la pantalla que emitía destellos intermitentes, un anuncio : " Viaje a través de un agujero de gusano" nuevo lanzamiento de Nintendo. 
No solía pararse a mirar anuncios y menos de ese tipo, pero el día había sido fatídico , lleno de polémicas durante casi toda la mañana y la tarde y hacía escasas horas algo inesperado . No iba a estudiar de todos modos, así que cliqueó el enlace. 
Aquello tenía su lógica . Comprabas un avatar , te daban un vehículo y a correr , a lo Blade Runner, pero mucho más sofisticado. Pensó que la solución a todos sus problemas sería esa, correr, atravesar los límites espacio-temporales y olvidarse de todo por unas horas. 
Se levantó, cogió su cartera y sacó la Visa. Podría tratarse de un timo. ¿ Y qué? Se sentía timada ya, otro timo más, ¿ qué importaba? 
Intentó racionalizar desde su locura transitoria aquella absurda situación . Era absurda pero a la vez lógica. Escapar. Más bien correr hacia ya decidiría donde y cuando sobre la marcha. La idea se le antojaba cada vez más atractiva. Dio el click definitivo y se dispuso a esperar. 
Se despertó sobresaltada, no tenía conciencia de haberse quedado dormida. 
A sus manos, un extraño mando. Un mando de consola gigantesco y fosforescente , o quizás lo que era fosforescente era su propia piel. Delante , una especie de carretera que iba girando sobre sí misma y a la vez alrededor de algún eje. Le recordaba sus tiempos no muy lejanos de geometría , cuando intentaba entender el recorrido de una barra alrededor de algo girando sobre sí misma a la vez. Estaba desplazándose dentro de aquella estructura a una velocidad vertiginosa . La gravedad la impulsaba hacia los lados, sin saber definir dónde se encontraban dichos lados o limites. 
Tenía la sensación de que el tiempo transcurría a veces deprisa , a veces lento , pero sin pararse. Pensó en lo maravilloso de esa anarquía, dentro de unos límites pero con la sensación de volar. No tenía miedo. Sabia que podía con eso y con más. Sólo debía aprender a manejar ese cacharro. La intuición le ayudó y en pocos segundos ( por expresar así el tiempo transcurrido ) consiguió hacerse con los mandos. 
Se dedicó a disfrutar , a vivir el momento , por expresarlo así , pues aquello no guardaba la relación usual de espacio y tiempo. Cayó en la cuenta de que tal vez aquello sería el agujero de gusano que promocionaban. 
Lo recordó todo de golpe. La mañana en la playa, la polémica, la noticia , la vuelta a las andadas... Todo muy rápido, con sensación parecida a las experiencias cercanas a la muerte cuando ves toda tu vida pasar rápido, con la diferencia de que aquello ( creía ) era un inocente videojuego y que ella ( creía ) era un simple avatar. 
Vió lo que le parecieron luces o quizás sombras. Se sentía dentro de un cono sin fin que atravesaba a gran velocidad. No era anárquico como parecía a priori , era la definición perfecta de lo que había estado persiguiendo todo el día sin resultado. Quizás de lo que había estado persiguiendo toda su vida. Ya no le importaba cambiar el rumbo de los acontecimientos. Ya no le importaba nada. Sólo con haber vivido esa experiencia se sentiría en paz consigo misma durante muchos años. Anarquía. Esa era la solución. Carpe diem. Relax. 
A los mandos de aquel vehículo extraño , sumida en un aura de azul fosforescente y atravesando aquello, se sintió la mujer más dichosa del universo. Era ella. Anárquicamente ella. Se quería tal y como era, sin más. 
Oscuridad. 
- ¿ Que día es hoy ? 
- Domingo , hoy nos vamos al Gran Cañón . 
Miró a sus hijos y se sintió más viva que nunca.