martes, 20 de noviembre de 2012

Ya huele a Navidad: ¡qué topicazo!

Parece mentira que hace nada estábamos en verano, pero no. Los meses pasan y casi ya acabamos el año.
Huele a Navidad. Y, ¿ la Navidad a qué huele?
Si vamos al Mercadona seguramente nos demos cuenta. Donde estaban antes los paquetes de pipas de Hacendado y las latitas de cerveza marca " La Pava" para llevárselo todo a la playa ( versión anticrisis de chiringuito) ahora, como por arte de magia, aparece una montonera de polvorones, roscos de vino y turrones de todas las formas, individuales, tamaño familiar, con azúcar y sin azúcar, con gluten y sin gluten. Sabores tipo Ferrán Adriá: " pasta caramelizada de almendras sobre lecho de yema de huevo de codorniz", o autóctonos : " arroz con leche con pasas de Málaga regado con vino del terreno", y demás locuras. Yo, tradicional que soy para estas cosas, quería solamente las dos típicas tabletitas de turrón del duro y turrón del blando, pero me costó la misma vida encontrarlos. Había de todo, incluso creo haber visto una tableta de turrón de chorizo...¿ o la vi en una cesta de Navidad destinada a uno de nuestros políticos?, no recuerdo bien.
Y ahora que empezaba yo la "operación bikini" con mucho sacrificio, me cortan el rollo y comienza la " operación Papá Noel", porque otra cosa no, pero comer es que me chifla. Pues nada, que me compré como todos los años mis dos tabletitas de turrón en Noviembre. Después, como si de una bulimia se tratase, me entraron los remordimientos, los sentimientos de culpa y demás. Pero, ¿ quien vomita algo tan rico? Yo desde luego no. A correr otro poquito por el Paseo Marítimo. Y todavía no estamos ni en Diciembre; me temo que en Marzo tendré unos gemelos que ni Usain Bolt, porque todos los años sobran dulces de Navidad y hay que comérselos sí o sí, pues caducan de un año para otro.

¿ Qué es lo que celebramos exactamente en Navidad? Vivimos, dicen las malas lenguas, en un estado laico. pero las tradiciones son otra cosa. Cuenta la leyenda que una vez nació un niño en un portal. Yo no creo en leyendas urbanas, pero entre los "sin techo", los desahucios y los recortes en Sanidad, no es de extrañar que este año algún niño nazca en un portal, en un cajero o en los parkings de algún centro comercial. Así que aceptamos pulpo.

Pues toca poner el Belén, con su Niño en pelotas y nevando; vaya contradicción  teniendo en cuenta que en esta época del año, mas bien en ninguna época del año, en Jerusalen no nieva mucho que digamos. Yo hace años que no pongo el Belén, pongo el Misterio, que no sé por qué se denomina así, si ya lo del Niño, la Virgen, San José y demás elementos decorativos lo tenemos tan mascado que lo llevamos hasta en los genes queramos o no queramos, y no tiene misterio ninguno.
Se me olvidan los tres reyes portando el oro, el incienso y la mirra. Recuerdo que de pequeña localizaba perfectamente el oro, pues desde que tengo uso de razón tengo una especial querencia por el dinero y los bienes materiales; el incienso más o menos, aunque nunca lo vi  era lo que ese niño vestido " raro" echaba a un lado y a otro en las procesiones y hasta que todo el mundo no había pillado el colocón, no se iba de allí  Pero, ¿ la mirra? ¿ Que es la mirra? ¿ Que color tiene, se come, va a pilas, se puede jugar online? Han pasado los años y sigo sin saber lo que es la mirra. Es más, no conozco a nadie que lo sepa.
Bromas aparte, estaba bien cuando descubrías que los Reyes eran los padres y ahora , con el paso de los años y como madre que soy, comprendo por qué a mis padres le entraba esa pena cuando se cercioraban de que yo sabía su secreto. Cuando los Reyes eran los Reyes, esos señores mayores que venían desde tan lejos en camellos pudiendo atravesar el desierto en un buen Nissan Patrol, y venían con nocturnidad y alevosía, pensaba que algo habrían hecho en sus Reinos, algún desfalco gordo o lo mismo habían matado algún que otro elefante y no habían tenido el valor de decirles a sus súbditos  " lo siento mucho, no se volverá a repetir". Me daban tanta lástima que les pedía la típica caja de 24 rotuladores Carioca y la Nancy.
Cuando pasaron de Reyes a Padres, la cosa cambió. Tenía todo el año para chantajearlos, extorsionarlos, cambiar de opinión sobre el regalo un día sí y el otro también, incluso me permitía la licencia de coger el cabreo cuando veía que en vez de la Play 3 ( en esa época se llamaba "Monopoly") me traían la caja de rotuladores Carioca y la Nancy.

Cambiando de tema: también tengo que poner el Árbol. Toca subir al altillo, sacar el árbol y las bolas del árbol que nunca encuentro. Tras desistir en el intento de encontrar las bolas, encuentro ese árbol plegado, que ya ha cogido la forma y más que un abeto parece un pinsapo, con sus ramas retorcidas. No hay Dios que lo ponga firme, y pienso: " que poca autoridad tengo en mi casa". Cuando acabo con el pinsapo, me voy a los chinos a por bolas y la china me dice: " bola no queda". Otro año mas se me han adelantado las marujas que desde el mes de Agosto tienen las bolas de moda de este año perfectamente clasificadas y etiquetadas, como si se tratase de un mueble del Ikea. Pues nada, me veo una mañana sola, colocando el árbol, peleándome con las ramas, las bolas y los espumillones.  Las luces tampoco funcionan y otra vez a los chinos ( benditos sean) a por luces. Luego les coloco los Christmas que me han mandado mis amigos, o sea, Carrefour, Mafre y El Corte Ingles y voilà.
Porque ya nadie manda Christmas, ahora mandamos SMS y mails. Bueno, este año ni eso. Solo un washap difundido diciendo : "Feliz 2014 , porque entre la prima, el rescate, la Merkel y el PPSOE el 2013 , como su propio nombre indica, se prevé malo malisimo". Y ya has cumplido con todos tus contactos, así de fácil y a golpe de click táctil.

Y hablando de dinero, tengo que ir a comprar la lotería. A gastarme la paga extra - ¡ah, no! que me la han quitado los mencionados en el párrafo anterior- en Lotería de Navidad. El decimito de número fijo de todos los años, otro que nos trae un trasplantado de Almería, que empezó trayendo un número y ya va por tres, y hay que comprárselos todos no te vaya a tocar a ti y a mí no. Otro más de ALCER, que hay que ayudar a la asociación. ¡ Ah! y uno más de última hora, que me traerán del otro país ( del país catalá, por supuesto), a ver si con la independencia dejan salir los décimos por la Aduana. Y me junto con un montón de décimos que nunca miro y le digo a mi compañera: " Anita, los guardas tú, ¿no? . Que yo, si no toca, fijo que los pierdo, y si nos toca, fijo que me pierdo. "Y Anita, otro año más, se encarga de guardar los décimos que llevamos compartidos, hacer las fotocopias y llamarte el día 22 para decirte que " no nos ha tocado nada, seguimos un año más sin poder cogernos la excedencia".

El topicazo mas grande es la cena de Nochebuena. Hay que planificarlo todo muy bien, cuántos somos, dónde va a ser, cerquita, que no haya que coger el coche solo lo mínimo que luego te hacen soplar, un sitio cómodo para que los abuelos no se machaquen mucho...y, ¿ qué comemos? Y dice mi cuñada: " yo hago la sopa de mariscos y una pierna de cordero". " hala, lo que yo iba a decir" pienso. Y propongo preparar yo los entrantes, un poco para quedar bien y otro poco, inconscientemente, para fastidiar a mi cuñada que se me ha adelantado. Preparo como dos toneladas de canapés, de varios tipos ( véase descripción de tipo de turrones al inicio de este post), bien despachados, de esos que te comes dos o tres y ya vas listo. Cuando llegamos a la cena, una cervecita mientras que ponemos la mesa, otra mientras sacamos los entrantes, otra mientras que llega el personal.. Cuando llegan la sopa y el cordero tenemos ya tal cogorza que no sabemos si lo que nos estamos comiendo es la pata de cordero o la pata de la mesa. No hay problema, al día siguiente, más bien, todos los días de la semana siguiente, se queda para "reciclar" las sobras, y así se llega a la cena de Nochevieja, que es más de lo mismo. Si es lo que yo digo:  no quiero dejar este mundo sin antes haber cenado en Nochebuena un plato de patatas fritas con huevo, y de postre " un goyú con mititillas".

¡Cuanto nos queremos todos en estas fechas tan señaladas! Tenemos que preparar lo del amigo invisible en el trabajo. Este año , de nuevo digo "benditos sean los chinos", creo que todo va a ir de allí. Yo este año lo tengo clarísimo. No quiero bufandas monas, ni bolsos, ni pulseritas, ni cinturones. Este año voy a poner dos condiciones. La primera, el amigo invisible que a mi me tenga que regalar deber ser un enfermero. No quiero que sea auxiliar, ni celador, ni médico. No es clasismo aunque lo parezca, sino que esta idea se fundamenta en la segunda condición que es la siguiente: quiero que esa persona tan solidaria, buena gente, amable, alta, guapa y fuerte ( por hacerle un poco ya la pelota) , me haga un turno en el Hospital. Sí, han leído bien. Una buena obra en Navidad, qué mejor regalo que ese. Mañana mismo escribiré una nota y la colgaré en todos los tablones de anuncios habidos y por haber de mi servicio, a ver si engaño a alguien.
Aunque el verdadero regalo que me van a hacer este año no es que me toque la lotería, ni un Hiunday i35 que me he pedido, ni que me hagan un turno. El verdadero regalo van a ser las notas. No las mías, sino las de mi hijo. Temblando estoy. Debería de estar prohibido dar las notas en los institutos antes de Navidad, se deberían dar por vía telefónica en Nochevieja, cuando estás con tal pedo que no sabes si quien te está llamando es el tutor de tu hijo o tu suegra. Lo que ha cambiado el sistema educativo en este país ;desde la EGB, el BUP, el COU.. pasamos luego a la ESO, pensando que la educación en España iba a ganar en calidad. Muchísima calidad, sí. Un buen indicador es la pregunta de rigor cuando llegan las notas. Antes de la LOGSE, preguntábamos  ¿ que notas has sacado? Despues de la LOGSE, somos mucho mas parcos en palabras. Vemos a nuestros hijos aparecer por la puerta, con la cara de siempre y simplemente les preguntas. "¿Cuantas?". Si, por el contrario, vas al instituto a recogerlas, se oye el mismo soniquete entre los alumnos, en las escaleras, en la puerta de la biblioteca, en la verja.. ¿cuantas? ¿ oye , tu cuantas?. Yo, por eso, a mi hijo ya le di un archivo comprimido con el regalo de cumpleaños, el de Papá Noel, el de su santo y el de Reyes. Y si las cuantas son tantas, el flamante ordenador portátil se lo confisco y me lo quedo yo.

Para terminar, y no es mucho menos tópico que todos los anteriores, está el "parón liguero". Dentro de nada nos quedamos sin ver partidos del Madrid, ni del Barça, ni del Málaga, ni del Depor. Se deja paso a eventos solidarios. Los amigos de "Mou" contra los amigos de "Pito", y digo yo: ¿ Mou tendrá amigos aparte de Pepe y CR7?
Y organizarán un partido amistoso con algunos portugueses, otros pocos de la Masía y algún que otro periodista, sin descartar a Rafa Nadal que no se pierde ningún sarao de estos.
Vemos cosas en el ámbito del deporte de lo mas rocambolescas, como si todo el gremio se hubiera puesto tibio a maría. Vemos a Messi de alero jugando un amistoso contra los Lakers, a Piqué y Shakira jugando al tenis en París sin dar un palo al agua, a Pepe pegandole patadas al Ferrari porque le ha dejado tirado en la curva numero 17 del circuito de Interlagos, Casillas retransmitiendo el evento, la Carbonero bajo los palos... Surrealismo deportivo o que han cambiado de proveedor de coca, vaya usted a saber...

Como vendrán este año mas y mas tópicos  me quedo con la única realidad que puedo medio palpar hasta el momento: el día 11 es mi ultimo día de trabajo de este año, y espero que llegue pronto para poder comprar los turrones, poner el árbol , comprar los regalos y preparar los canapés.

Así que Feliz Navidad con un mes de antelación, como está "mandao"