jueves, 27 de septiembre de 2012

Lo llaman democracia y a saber lo que es


Acaba de llegar a mis manos una crónica de alguien que vivió en primera persona los acontecimientos del 25 S.
Hace un par de años mirábamos por la tele los disturbios en Grecia y pensábamos... "Como está el mundo ", como si el mundo fuera algo ajeno a nosotros. Como cuando sale la noticia de un terremoto en cual o tal zona y solo piensas "pobrecitos", sin llegar imaginar que te puede tocar a ti.

Vicente Manzano  Arrondo es psicólogo de la Universidad de Sevilla. Pertenece a varias plataformas que vinculan Universidad y Sociedad. Una persona como tú o como yo, que se levanta por la mañanas para hacer su trabajo lo mejor posible, que disfruta de sus ratos de ocio, y que tiene inquietudes que tal vez no serán tan distintas de las tuyas o las mías.

Crónica del 25 S


Leer su crónica me ha hecho reflexionar sobre qué esta pasando actualmente en nuestro país.
La fuerza se basa en el miedo, y es muy fácil gobernar desde el miedo del otro. "Todo para el pueblo pero sin el pueblo".
Recuerdo la primera vez que fui a votar. Entonces mis ideas eran parecidas a las que tengo ahora. Fui a votar con ilusión sabiendo que con ese voto, en mayor o menor parte se me estaba teniendo en cuenta;  sabiendo que aunque mi ideología no fuera la de la mayoría, sería respetada.
Se usaba el dialogo, el consenso para mejorar algo entre todos. Si había luchas por el poder sin ninguna otra finalidad, yo, ya sea por mi inocencia o por mi juventud, no me percataba.
Me entristece oír a mis hijos decir : yo no voy a votar, ¿para que?, puede que no vayan muy desencaminados.
Viendo las ultimas revueltas me doy cuenta de que todo esto se ha convertido en algo que no tiene nada que ver con los principios de la democracia en España.
Me vienen a la cabeza imágenes de los grises pegando palos, cosa que no yo no viví. De ahi salieron buenos ideologos, y también gente que posteriormente se aprovechó de la situación.
¿Es la política actual una manera de dirigir un país? Mi pregunta es:  la política o los políticos. Estamos en pleno cambio de ciclo, y se empecinan en seguir con el mismo modelo de sistema, un modelo que ha llegado a su fin.
Cuando un pueblo se levanta, y no hablo de " cuatro perroflautas" , de ese modo  es signo de algo. Vemos cómo nuestros dirigentes, nuestros jefes, nos dicen : " esto es lo que hay" , " no quisiera hacer esto, pero no tengo más remedio". Es muy cómodo decir todas estas frases desde una posición privilegiada. Me lavo las manos como Pilatos. Me imponen unas condiciones desde arriba y las tengo que cumplir.
Me veo en el hospital cuando un paciente necesita un calmante y, como de costumbre, no hay. " Lo siento, no puedo ponerle nada porque no hay" . Si no hay, lo busco, y si sigo sin encontrar el calmante, me voy a su cabecera, le cojo la mano y le pregunto por sus nietos, y no lo dejo hasta arrancarle una sonrisa, seguro que dentro de un rato, el dolor es menor.
La ciudadanía necesita un calmante y no hay. ¿ qué hacen? Nada, absolutamente nada. Ya pueden ver al paciente retorciendose que ni se acercan ni siquiera a preguntar qué le ocurre. Se tapan los ojos y los oídos para no ver ni oír al que esta sufriendo mas abajo.
Es mi sentimiento de indignación. Cada uno la vive de una manera, la manifiesta de una manera, pero al fin y al cabo la suma de esas indignaciones individuales forman un sentimiento general.

Ya no tenemos miedo. El miedo es su arma, y están quedándose sin ella.