lunes, 21 de julio de 2008

DESTINO VACACIONAL

LAS REGLAS.
* Continuar con un capítulo en tu blog, haciendo un enlace al capítulo desde el que has partido (en este caso, este), añadiendo al final del mismo una lista que enlace con aquellos que escribirán los siguientes capítulos. Una vez esté escrito el capítulo hay que actualizar el enlace a ese capítulo.
* Para participar, se puede hacer desde cualquier blog. Simplemente hay que escribir un comentario diciendo que deseas participar y ya está. Las peticiones para participar es recomendable se hagan en el último capítulo editado, para que no haya trastornos y poder participar todos.
* Desde El Cadáver Exquisito se actualizará la lista de participantes así como la guía de capítulos.

DESTINO VACACIONAL
Capitulo 1: La habitación (Masakoy)
Capítulo 2: La cocina (Jeanne)
Capítulo 3: Rojo (… Lirio)


Capitulo 4: La réplica
Otra vez me hallaba en la habitación gris, iluminada a ratos por la escasa luz que se introducía a través de las aberturas colocadas estratégicamente en el techo. Allí seguía el cuadro evocando el mar azul; creí recordar que lo había destruido, podía percibir con claridad el olor a pintura quemada, el tizne de la pared cuando la combustión fue completa. Lo habría soñado, pero era tan real…
En la pared que se hallaba frente a mí, el retrato de Betty Boop otra vez, intacto, incorrupto, con su sonrisa burlona, queriéndome decir algo que yo no podía entender.
Poco a poco, mis ojos iban acostumbrándose a la penumbra e iban divisando a trozos las distintas partes de la habitación, aunque desde donde me encontraba, en el centro de la misma, no alcanzaba a ver más allá de un metro. Se adivinaban una silla de madera, una mesa desvencijada…
No había puertas. Ahora no había puertas. Entonces, ¿por dónde había entrado? Fui hacia un extremo de la habitación y comencé a describir su perímetro con mis pasos.
Uno, dos tres, cuatro. La luz entraba a ráfagas cíclicas de cuatro tiempos, como si algún faro o mecanismo similar iluminara el techo.
Oscuridad. Uno, dos, tres, cuatro. Conseguí llegar al primer rincón. Allí, el cuadro con el mar y, un poco más adelante, el catre.
Uno, dos, tres, cuatro. Mi respiración acompañaba esa cadencia. Divisé el respaldo de la silla y poco más.
Uno, dos, tres, cuatro. Llegué al segundo rincón. Nada. Un momento… algo parecía moverse en la oscuridad. Intenté silenciar mi propia respiración y agucé al máximo mis sentidos.
Uno, dos, tres, cuatro. En efecto, algo se movía más adelante. Era un cuerpo. Esperé a que le diera la luz. Un cuerpo que, acurrucado en el tercer rincón, temblaba.
Me acerqué hasta llegar a él.
- Debo quemar el cuadro. Me duele todo.
Pronunciaba esas palabras para sí mismo, sin percatarse de mi presencia. Se levantó, con el encendedor en la mano, y prendió fuego al cuadro.
Lo que sucedió a continuación fue la réplica exacta de lo vivido por mí hacía, creo, dos días.
Esperé entonces la lógica aparición de la libélula y estudié el rostro de aquel individuo.
Facciones pequeñas, pelo castaño y ralo, baja estatura, ni delgado ni corpulento, un tipo “del montón”, que podría pasar desapercibido en cualquier reunión de personas.
- ¿Quién eres? – me atreví a preguntar al fin.
Se volvió hacia mí asombrado y su rostro se transformó hasta convertirse en la expresión del pánico.
- No puedes estar aquí.
- Pero, ¿quién eres?
- Yo soy… - y salió corriendo hacia la luz de color rosa que comenzaba a filtrarse por debajo de la puerta de la cocina.




CONTINUARA….
Capítulo 5: Siempre hay una explicación (Ana).

4 comentarios:

Masakoy dijo...

Lo voy a decir sin palabrotas, que puedo.. ejem, ejem...

Me ha gustado bastante. Impresiona como has vuelto al principio abriendo nuevas puertas.

El problema está en que son muchas palabras apra describirlo, así que me quedo con esta famosa frase moderna...

La ostia puta, niña! Como mola el capítulo

Es muy bueno... corriendo a actializar el link... y eso que estamos en verano, jejeej

Hasta el infinito y más allá

Jeanne dijo...

Me gusta como has enlazado los temas, me gusta que haya terminado en el rosa :-))))

Me muero de ganas por saber como continua la historia.

===========

POr cierto, me encanta tu termómetro puntero, al igual que la anterior jeringilla.
Yo también quiero unooooooooooo ( un pincel please)

romudea dijo...

Masakoy: nada, que se le coge gustillo a continuar historias.
jeanne: gracias, a ver si a la proxima te animas. Por cierto, te mando a tu correo un codigo de un puntero muy monisimo, por si lo quieres (es una paelta de pintura).

romudea dijo...

Jeanne: que no sale tu direccion en tu blog.